¿Qué debo tener en cuenta antes de instalar un Sistema SATE?

Las tareas iniciales a la hora de instalar un Sistema de Aislamiento Térmico Exterior de Fachadas requieren el análisis previo de la instalación sobre la que irá el SATE.

Factores a considerar previos a la aplicación del Sistema de Aislamiento SATE

En primer lugar, estudiar la tipología y características del edificio, ubicación, zona climática, así como aquellos factores que puedan afectar a una correcta ejecución y confección de un presupuesto acorde a las necesidades.

  • Superficie de fachada.
  • Dimensión y forma de los huecos.
  • Accesibilidad a la fachada.
  • Elementos sobre fachada (canalizaciones, instalaciones horizontales o verticales, farolas, toldos, barandillas, ventilaciones, etc.)
  • Terrazas y elementos de fachada salientes.
  • Juntas estructurales.
  • Identificación de juntas estructurales.
  • Arranque inferior del sistema, teniendo en cuenta su protección frente a impactos, posibles filtraciones y humedades existentes.
  • Tipos de arranque: desde línea de acera, empotrado, zócalo previo, planta primera, etc.
  • Remate superior del sistema y encuentros con elementos de fachada: cornisas, marquesinas, aleros, antepechos, cara inferior de balcones, viseras, etc.

Comprobar estado del soporte antes de aplicar el SATE

Revisar el estado del soporte sobre el que se va a aplicar el sistema SATE para conseguir un resultado satisfactorio.

Examinar factores como:

  • Cohesión.
  • Estabilidad.
  • Resistencia.
  • Planimetría.
  • Adherencia superficial.
  • Contenido en humedad (sobre todo en la zona del zócalo en contacto con el terreno).
  • Área a revestir.
  • Discontinuidades.
  • Cambios de material.
  • Tipo de limpieza previa recomendada.
  • Posibles reparaciones localizadas.
  • Estado de grietas (estáticas o dinámicas)

Trabajos previos al aislamiento exterior Sate. Tratamiento recomendado según tipo de soporte

El soporte puede estar compuesto por distintos materiales que pueden presentar diferentes dificultades a la hora de tratarlos. Hay situaciones que requieren de tratamientos adicionales para lograr la solución.

Obra nueva

  • Los soportes deben estar secos, limpios de polvo, estables y sin irregularidades o desniveles de superficies superiores a 2 cm (medidos con regle de 2 m).
  • Eliminar desencofrantes y productos de curado en paramentos de hormigón.
  • Los trabajos interiores de albañilería y solados deben estar totalmente acabados (fraguados y secos) para evitar la transmisión de humedad al sistema en su cara interior.

tabla obra nueva sate

(1) En caso de necesitar un alisado o regularización de la superficie, utilizar un mortero de enfoscado de la línea RHONA

Obra de rehabilitación

  • Si reúnen las mismas características que los anteriores, se usa la misma preparación.
  • En soportes pintados o con revestimiento de materia orgánica, realizar una prueba de adherencia y sanearlos para conseguir la máxima fijación.
  • En enfoscados con morteros hidráulicos es preciso efectuar un muestreo para conocer su estado en toda la superficie. Las zonas deterioradas (abombamientos, desconchados, etc.) se pican o se cepillan y se reparan con morteros adecuados (línea RHONA).
  • Sellar con masilla de poliuretano (RHONA S-400) las fisuras estables superiores a 1mm. Las grietas vivas se estabilizan con trabajos de albañilería o estructurales (su realización no atañe a este sistema).

(1) En caso de necesitar un alisado o regularización de la superficie, utilizar un mortero de enfoscado de la línea RHONA

  • No aplicar por debajo de los 5o C ni por encima de 30o C.
  • Corregir los defectos de planimetría previamente. Si el defecto es superior a 2 cm (medido con regle de 2 m) es obligatorio repararlo.
  • No aplicar cuando exista excesiva insolación, viento fuerte, riesgo de lluvia, tiempo húmedo o si el soporte se encuentra mojado.