La importancia en la elección de color de acabado de un SATE

Los Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE) están constituidos por distintos materiales, que deben ser compatibles entre sí para que en su conjunto funcionen correctamente una vez instalados en la envolvente del edificio (fachadas, medianeras, patios interiores…), de manera que ofrezcan garantías de durabilidad y resistencia a los agentes atmosféricos y físicos a los que estarán expuestos con el paso del tiempo.

Cuando nos referimos a un SATE, aparte de considerar las múltiples ventajas técnicas que ofrece este sistema constructivo, como son, por ejemplo, su capacidad de aislamiento térmico (y, como tal, su contribución al ahorro energético del edificio), su transpirabilidad al vapor de agua y su impermeabilidad al agua de lluvia, debemos valorar también el factor estético. La estética de los acabados SATE está muy valorada sobre todo por arquitectos y proyectistas en general, ya que nos ofrece la posibilidad de combinar diferentes texturas y colores de acabado en la capa de revestimiento final, pudiendo incorporar también elementos decorativos como cornisas, arcos, molduras…, permitiendo dar rienda suelta al diseño de la piel exterior del edificio.

Pero la elección del color o combinación de colores del revestimiento de acabado de un SATE no debe ser puramente estética, sino que debe obedecer también a otros aspectos que tienen que ver, como indicábamos anteriormente, con la durabilidad del sistema. Por ejemplo, la resistencia a factores relacionados con la exposición a la intemperie (incidencia de la luz solar, resistencia a los rayos U.V., degradación cromática…) del color o colores seleccionados debe alcanzar valores máximos, de manera que el sistema pueda ofrecer unas condiciones de garantía ante el paso del tiempo, minimizando el riesgo de patologías asociadas a la degradación de la capa de revestimiento final.

Un factor específico que se debe requerir al color o colores de acabado escogidos en el diseño de una fachada revestida con un SATE, es su índice de reflexión solar, el cual se recomienda no sea inferior al 25% (siendo 0% el del color negro y 100% el del color blanco), aunque este valor puede revisarse en base a otros factores del edificio, como son su situación, su orientación, su geometría, así como el tipo de aislante a utilizar como componente del SATE y cuya temperatura máxima de servicio no debe sobrepasar los 75°C.

El empleo de colores oscuros no está recomendado, ya que generalmente éstos presentan bajos índices de reflexión solar y por tanto captan más cantidad de luz, pudiendo provocar que el material aislante del SATE supere su temperatura máxima de servicio, con el consiguiente riesgo de patologías causadas por cambios dimensionales y movimientos de dilatación/contracción, como puede ser la aparición de fisuras y grietas. Por tanto, es recomendable combinar colores claros, con un elevado índice de reflexión solar, que contribuirán a alargar la vida del revestimiento y del conjunto del SATE.

Generalmente, en las cartas de colores de los fabricantes de SATE, se incluye información de cada color de acabado en cuanto a su índice de reflexión solar, que nos informa del porcentaje de luz reflejada por la superficie de la capa de acabado.

Se puede emplear un revestimiento de cualquier color de la carta de exteriores, pero se debe considerar que la estabilidad cromática es mucho más duradera en los tonos claros y suaves que en los tonos oscuros e intensos.

El Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior RHONATHERM, desarrollado hace más de una década por ISAVAL, cuenta con una amplia gama de acabados a base de revestimientos acrílicos, denominada REVIQUARZ, transpirables al vapor de agua e impermeables al agua de lluvia, de gran elasticidad y coloreados en masa con pigmentos altamente resistentes a la intemperie. La gama REVIQUARZ se fabrica en una amplia carta de colores, denominada COLORITUD.

La carta COLORITUD incluye más de 200 referencias de colores y simboliza la apuesta definitiva de ISAVAL por los acabados de fachadas. Esta carta satisface las necesidades de diseño de los profesionales más exigentes.

COLORITUD está pensada especialmente para exteriores, teniendo en cuenta las aplicaciones de color en todo tipo de construcciones, tanto tradicionales como contemporáneas.

Su gama cromática fue seleccionada minuciosamente mediante un elaborado estudio de color y después de consultar con un grupo de referencia de expertos en decoración, así como de técnicos instaladores, para conseguir colores sólidos y aptos para exteriores, presentando las mejores condiciones de durabilidad en su exposición a la intemperie.

La carta COLORITUD incluye en el reverso de cada color un valor indicador del índice de reflexión solar, así como un indicador gráfico de la resistencia a la intemperie, informaciones de gran ayuda a la hora de decidir el color o colores de una fachada.