Historia del SATE, pasado, presente y futuro.

Sistemas SATE, desde su inicio a la actualidad. Presente, pasado y futuro.

Historia del SATE – Pasado

Actualmente, en el sector de la rehabilitación energética se habla continuamente sobre los Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE). Todos los actores involucrados, fabricantes, técnicos, administradores de fincas, instaladores y el usuario final, tienen curiosidad y mucho interés en conocer sus características y modo de instalación. Parece que se trata de un sistema de nueva creación. Algo que los fabricantes acabamos de diseñar y que estamos empezando a promocionar y comercializar. Pero no es cierto, es un sistema que cuenta con una historia no tan reciente, un pasado, un presente y un futuro.

El SATE, es un sistema inventado hace décadas. Es un sistema que se lleva instalando en nuestro país desde hace más de cuarenta años. No existen dudas con respecto a su eficacia, eficiencia y prestaciones.

Los Sistemas SATE se han importado de Alemania, país donde existe una gran tradición y concienciación en el aislamiento de edificios. Fue en Berlín, en el año 1957, donde se instaló el primer SATE que utilizaba como material aislante EPS (poliestireno expandido). Los espesores de placa utilizados en aquel edificio estaban entre 2 y 5 cm. En la actualidad, los países del norte de Europa, instalan espesores de aislante que rondan los 30 cm de grosor.

Ya en la década de los 70 y, como consecuencia de la crisis del petróleo del 73, se produjo un gran impulso a estos Sistemas. Se empezaron a desarrollar nuevos materiales aislantes y hoy en día, el EPS es el material aislante más utilizado en España.

En España

En nuestro país, el primer SATE se instaló en el barrio de San Roque en Barcelona en el año 1978. También por entonces, se empezaron a confeccionar los primeros DIT (Documento de Idoneidad Técnica), extendidos por el Instituto Eduardo Torroja de ciencias de la construcción, de Madrid.

Edificio SATE - Barrio San Roque, Barcelona

Edificio SATE – Barrio San Roque, Barcelona

 

Por aquel entonces, era un sistema utilizado para rehabilitar barrios de viviendas sociales que se encontraban en un estado de habitabilidad deficiente. Era un sistema desconocido y que solo sabían instalar tres o cuatro empresas a nivel nacional.

 

Gran San Blas (Madrid) – Rehabilitación realizada con SATE en el año 1979

 

 

Historia del SATE – Presente

Hablar de sistemas de asilamiento en la actualidad tiene más sentido que nunca. El precio de la energía está en constante subida (desde el inicio de la crisis de 2008 la electricidad ha subido más de un 70%) y el consumo energético es cada vez más alto. El 40% de la energía total que se consume es en edificación y el 50% de ésta, es en climatización (calefacción y aire acondicionado). Mantener una temperatura de confort en hogares y lugares de trabajo es uno de los factores que más consumo y derroche de electricidad suponen, sobre todo en verano cuando los picos de demanda aumentan significativamente.

La ecología entra en juego.

Además de por pura cuestión económica, también por razones ecológicas debemos hablar hoy de aislar.

Formamos parte de los países de la UE que se adscribieron al Protocolo de Kioto y que firmaron el Acuerdo de Paris. Esto nos obliga a reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo de CO2. No cumplir con el porcentaje de reducción que nos corresponde, significa un gran coste para nuestro país. España gastó en el periodo 2008 – 2012 más de 800 MM de euros en comprar derechos de emisión.

comportamiento fachada con sate rhonatherm

 

La legislación se adapta.

También la legislación nos obliga a aislar adecuadamente nuestros edificios. El nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE), en su Documento Básico de Ahorro de energía (DB HE), describe en el artículo 15.1 de su introducción como exigencia básica lo siguiente:

“Los edificios dispondrán de una envolvente de características tales que limite adecuadamente la demanda energética necesaria para  alcanzar el bienestar  térmico en función del clima de la localidad, del uso del edificio y del régimen de  verano y de invierno, así como por sus características de aislamiento e inercia,  permeabilidad al aire y exposición a la radiación solar, reduciendo el riesgo de aparición de humedades de condensación superficiales e intersticiales que puedan  perjudicar sus características y tratando adecuadamente los puentes térmicos para  limitar las pérdidas o ganancias de calor y evitar problemas higrotérmicos en los  mismos”.

El CTE, en las tres revisiones que ha sufrido, se ha vuelto cada vez más exigente en cuanto a la conductividad de los cerramientos de fachada. Con la última revisión de diciembre de 2019, nos vamos a ver obligados a aumentar considerablemente el grosor del aislamiento, pasando de utilizar 4 o 6 cm como medida mínima, a 8 o 10 cm según la zona climática.

Debemos tener en cuenta a la CEE (Certificación Energética de los Edificios), que, aunque de momento solo es necesario poseerla, todo apunta a que el pago de algunos impuestos en el futuro, como por ejemplo el IBI, estén claramente vinculados a ésta. Cuanto más energía consumas y más contamines, más pagarás.

 

Sostenibilidad, ahorro y confort.

 Aislar no es un gasto, es una inversión. El SATE es el único material de la obra que se amortiza por el ahorro económico que proporciona. Una rehabilitación térmica, considerando el coste total de la obra y del aislamiento, se puede amortizar en 5-7 años. (Fuente: IDAE – Guía práctica de la energía para la rehabilitación de edificios).

subvenciones sate

 

Por todo ello, es por lo que en Isaval decidimos aportar nuestro granito de arena y desarrollar nuestro propio sistema, el SATE rhonatherm®, valorando las novedades del sector a nivel europeo.

 

Historia del SATE – Futuro

En Isaval creemos que el ¡BOOM! del SATE está por llegar.

Aqui en España existen unos 10 MM de edificios susceptibles de ser rehabilitados energéticamente, de los cuales 8,5 MM fueron construidos antes de 2001 y un 60% de estos antes de 1980. Todos estos edificios presentan unos niveles de aislamiento deficiente, como consecuencia de haberse construido bajo la Norma Básica del 79, norma que no contemplaba apenas ni daba importancia al aislamiento.

Las administraciones toman conciencia.

Las administraciones públicas, estatales y locales, son conscientes de la precaria situación de nuestro parque de edificios y han puesto y seguirán poniendo en marcha planes de ayudas y subvenciones, de manera que los propietarios tengan recursos para poder ejecutar las obras de renovación y mejora de sus viviendas. Ver artículo Rehabilitación energética en España – Ayudas y subvenciones.

Pero no solo en rehabilitación el SATE rhonatherm® tiene todo el sentido del mundo, sino que en la nueva construcción y debido a las nuevas exigencias del CTE, nuestro sistema será sin lugar a dudas la mejor opción para construir adecuadamente los edificios, ajustándose a la normativa vigente.

Obras como el impresionante complejo Botanic Park – Lleida o la construcción de las Primeras viviendas Passivhaus Plus de la Comunitat Valenciana, cuentan con SATE Rhonatherm como material aislante para su envolvente térmica.

El SATE rhonatherm® es, por tanto, el mejor sistema para aislar los edificios por los siguientes motivos:

  • Eficacia
  • Precio
  • Y facilidad de instalación.

 

Para conocer el nivel de aislamiento de una casa os recomendamos consultar nuestro artículo; ¿Cómo saber si mi casa está bien aislada?.