Malla SATE: qué es, tipos y cómo colocarla

Malla SATE

La colocación de la malla en SATE es un proceso vinculado a la fase de aplicación de la base armada y permite el refuerzo del mortero de la capa base favoreciendo su resistencia y evitando uno de los problemas habituales en una deficiente aplicación de SATE: la aparición de fisuras o grietas. 

De hecho la aparición de estas patologías genera vulnerabilidades al sistema, como las filtraciones de agua o la disminución de la eficiencia energética o capacidad aislante de los paneles.

Para conocer las características de esta malla, el porqué de su importancia y cómo poner la malla de refuerzo en el sistema SATE, como Rhonatherm®, te entregamos este nuevo artículo que te ayudará en tus prácticas profesionales como instalador o aplicador.

[maxbutton id=»5″ url=»https://www.saterhonatherm.com/curso/» text=»FÓRMATE EN SATE» window=»new» ]

 

 

¿Qué es la malla SATE y por qué se utiliza?

La malla SATE es el elemento conformado por hilos o filamentos de fibra de vidrio entrelazados, que sirve de refuerzo al sistema de aislamiento térmico, para incrementar la resistencia a tracción del mortero de la capa base y disminuir la probabilidad, como hemos avanzado, de que aparezcan de grietas o fisuras por esfuerzos locales.

Esta malla de refuerzo debe colocarse en las zonas de mayor sensibilidad (puntos singulares y puntos de concentración de tensiones) como son las las áreas de encuentro entre el cerramiento y los pilares o los dinteles. 

Aunque, dependiendo de las características de la malla, puede emplearse también en áreas con riesgo de impacto y como protección alcalina del sistema.

 

Malla de refuerzo para esquinas

Colocación de malla de refuerzo para esquinas

 

En general, el uso de esta malla para el refuerzo de muros permite al sistema de aislamiento térmico por el exterior:

  • Aumentar la resistencia a impactos. En este caso se recomienda la colocación de doble capa de malla SATE en zonas de la fachada que puedan ser impactadas o susceptibles a actos vandálicos.
  • Incrementar la resistencia a la tracción. Porque incide en los puntos singulares, disminuyendo los efectos de tensiones por dilatación o movimiento estructural.
  • Evitar la aparición de desperfectos en la base armada. Gracias a que evita la concentración de esfuerzos en los puntos singulares.
  • Ser resistente a la alcalinidad. Las mallas para el refuerzo de muros, siempre que sean tratadas con resinas específicas, aportan al SATE protección contra la agresión de metales alcalinos.   

Las mallas para SATE siempre deben cumplir con las especificaciones técnicas y normas de calidad, solo así podrán ser realmente efectivas como componentes del sistema de aislamiento. Es uno de los aspectos a tener en cuenta para evitar posibles patologías en SATE.

 

contacto

 

Una malla de refuerzo de mala calidad afectará a todo el sistema de aislamiento, incidiendo negativamente sobre su vida útil, sobre la resistencia del mortero y de otros elementos de la fachada. Estos problemas se hacen evidentes en el momento en que aparecen grietas o fisuras al efectuarse el proceso de curado del mortero, debido al movimiento estructural o por los cambios de temperatura provocados por agentes externos.

 

Te puede interesar: Mantenimiento SATE y vida útil del producto.

 

Podrás profundizar más sobre las características de la malla para SATE y cómo poner esta malla de refuerzo a través de nuestros cursos de formación del sistema de aislamiento térmico por el exterior Rhonatherm®.

 

 

Tipos de mallas para refuerzo de muros en SATE

Las mallas para el refuerzo de muros en SATE deben estar fabricadas con fibra de vidrio de alta calidad y cumplir con las características mecánicas requeridas y con las normativas y parámetros de calidad europeos.

Además, en casos especiales, como protección de zócalos o para la protección alcalina, la malla de refuerzo empleada debe haber sido sometida a tratamientos adicionales que garanticen su óptimo comportamiento y elevada resistencia.

 

Sigue aprendiendo: Cómo instalar SATE y evitar errores.

 

Entre los tipos de mallas de fibra de vidrio para aislamiento se encuentran:

 

 

La malla de armadura o estándar

Es la malla más empleada, cuenta con una alta resistencia y un peso aproximado de 160 g/m2. En su fabricación ha sido sometida al impregnado de resina, por lo que optimiza el comportamiento del sistema de aislamiento ante las solicitaciones mecánicas y ante ataques químicos (álcalis). Por esto, es imprescindible que este tipo de malla para el refuerzo de muros cuente con tratamientos adicionales de máxima calidad.

    • Por ejemplo, como la malla de fibra de vidrio Rhonatherm T-150, de 160 g/m2, álcali-resistente, que cumple con los altos estándares de calidad y resistencia y es empleada como refuerzo en la capa base de mortero.
Malla Rhonatherm T-150

Malla Rhonatherm T-150

 

 

 

La malla antivandálica

Este tipo de malla SATE presenta un peso superior a los 300 g/m2 y se utiliza como complemento en el reforzamiento del mortero base, colocándose para incrementar la resistencia en zonas con alta probabilidad de impactos, como la parte inferior de los muros más accesibles a vías peatonales o las zonas propensas a daños por vandalismo. En estas zonas también, de manera alternativa, puede instalarse doble capa de malla de armadura.

    • Como ejemplo se encuentra la malla de fibra de vidrio Rhonatherm T-350 de alta resistencia (peso igual a 330 g/m2) muy empleada en el reforzamiento de morteros de capa base, sobre todo a nivel de zócalos y en las demás áreas que requieran mayor protección ante acciones vandálicas o impactos extremos.

 

 

La malla de refuerzo para esquinas o marcos de puertas y ventanas

Es el tipo de malla para SATE que refuerza el mortero en estos puntos sensibles para impedir la aparición de fisuras. Igualmente, se caracteriza por ser álcali-resistente.

 

Formacion RHONATHERM

 

 

Cómo poner malla de refuerzo en SATE

En el proceso de colocación del sistema SATE Rhonatherm se instala la estructura de arranque, se colocan los paneles aislantes y los tacos de fijación y se pasa a proteger el sistema mediante la capa base armada (motero + malla) y el tratamiento especial de los puntos singulares.

¿Cómo poner la malla de refuerzo para reforzar la base armada y proteger el sistema de aislamiento? Veamos los pasos de forma concreta:

  • Reforzar los puntos sensibles del sistema, como las juntas o esquinas. Aplicando mortero base en dichos puntos y embebiendo las vendas o trozos de malla SATE.
  • Tender la 1era capa de mortero (3 mm) sobre toda la superficie de los paneles aislantes e, inmediatamente, colocar sobre este mortero la malla de refuerzo y embeberla. Siempre teniendo en cuenta los respectivos solapes.
  • Tender la 2da capa de mortero (2 mm), con el fin de regularizar la superficie y ocultar completamente la malla de fibra de vidrio embebida en el paso anterior.

En las áreas de las fachadas que presenten riesgos de impactos o zonas desprotegidas es necesario la colocación de doble malla de refuerzo estándar o la aplicación de la malla para SATE antivandálica. Por lo tanto, son zonas en la que se debe aplicar, como mínimo, 3 capas de mortero.

 

Sigue aprendiendo: Descarga nuestra guía paso a paso para la instalación de SATE Rhonatherm.

 

Para mayor información sobre las propiedades y la aplicación de la malla SATE Rhonatherm, llámanos al teléfono 96 164 00 01 o rellena este formulario.