El síndrome del edificio enfermo: qué lo provoca y cómo solucionarlo

síndrome del edificio enfermo (1)

El síndrome del edificio enfermo es una de las problemáticas derivadas de las construcciones que puede llegar a ser difícil de detectar.

No obstante, tanto las causas del síndrome del edificio enfermo como las medidas para poner remedio son ya ampliamente conocidas. De este modo, es posible atajar este problema siempre que se cuente con un diagnóstico adecuado y un equipo humano profesional para su corrección.

Desde Rhohatherm® y nuestra experiencia en sistemas constructivos aislantes SATE, hemos elaborado esta breve guía sobre qué es el síndrome del edificio enfermo, cuáles son sus principales causas y cómo ponerle fin.

 

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

Se entiende como edificio enfermo aquel que no presenta buenas condiciones de habitabilidad.

Engloba los diferentes problemas de salud que experimentan los individuos que utilizan edificios que no presentan condiciones adecuadas para su ocupación. 

Así, se trata de un malestar que suele diagnosticarse por exclusión, ya que las causas (las malas condiciones de un edificio o su ambiente interior) son a menudo multifactoriales y difíciles de identificar. 

 

Te puede interesar: Ayudas para la rehabilitación de fachadas y cómo optar a ellas

 

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico conlleva la investigación de los síntomas entre las personas afectadas. 

En este punto, además, se tendrán en cuenta factores como el momento del día en que los síntomas son más frecuentes o el tipo de utilización del edificio que realiza cada individuo. Por ejemplo, tener control sobre el entorno o no (incluyendo, entre otros factores, las condiciones climáticas o lumínicas) puede tener consecuencias directas en el desarrollo del síndrome del edificio enfermo.

 

Síntomas

    • Problemas respiratorios, desde dificultad para respirar a ronquera o elevada incidencia en infecciones, sinusitis y resfriados
    • Irritación de ojos, nariz o garganta
    • Náuseas, vértigos, dolores de cabeza
    • Sequedad en membranas mucosas
    • Problemas cutáneos, desde sequedad a erupciones o eczemas 
    • Fatiga mental, ansiedad o estrés

 

 

Causas del síndrome del edificio enfermo: factores que lo provocan o agravan

 

 

Ambiente térmico

Las temperaturas interiores inadecuadas de un edificio son una de las principales causas del síndrome del edificio enfermo.

Es más, existe cierto consenso en torno a la regulación respecto al ambiente térmico adecuado, que se recoge en la norma ISO 7730-1984. Así, se han establecido los siguientes valores óptimos: 

    • Temperaturas operativas del aire: 22 ºC (±2 ºC) en invierno y 24,5 ºC (±1,5 ºC) en verano
    • Diferencia vertical de temperatura del aire: entre 1, 1 m y 0,1 metros (cabeza y tobillo), inferior a 3 ºC
    • Temperatura de superficie de suelo: entre 19 y 26 ºC (llegando a 29 ºC para sistemas de calefacción por suelo)
    • Velocidad media del aire inferior: 0,15 m/seg en invierno y 0,25 m/seg en verano
    • Asimetría de temperatura radiante debida a planos verticales (ventanas, etc.): inferior a 10 ºC
    • Asimetría de temperatura radiante debida a planos horizontales (techos, etc): inferior a 5 ºC

 

 

Olores

Los olores nocivos pueden ir desde gases y vapores hasta las sustancias contaminantes bioefluentes que provocan las personas (por ejemplo, CO2). 

Este tipo de fenómenos pueden generar malestar e irritación que a su vez, se traducen en potenciales problemas como ansiedad o estrés. 

 

Iluminación

Los problemas relativos a la iluminación incluyen:

    • Brillos excesivos
    • Contrastes insuficientes
    • Destellos
    • Ambientes con niveles de iluminación bajos
    • Uso prolongado de pantallas. En este caso concreto, es esencial combinar esta exigencia con un buen diseño de iluminación. En oficinas, se recomiendan: 500-100 luz para pantallas PVD 150-300 lux y 500 lux para teclados y documentos

Desajustes en estas áreas pueden generar malestares como dolores de cabeza o irritación de ojos. 

 

 

Ruido

El aislamiento acústico adecuado de un edificio es esencial para evitar el síndrome del edificio enfermo y síntomas asociados como irritabilidad y fatiga, entre otros. Infrasonidos, tonos puros y ruidos de baja frecuencia son particularmente problemáticos. 

Así, se recomienda mantener niveles de presión sonora en límites de entre 60-70 dB (A), una cuestión que además está regulada por la norma ISO 1966.2-1987.

 

Vibraciones

Las normas ISO 2631.1 y 2631.3-1985 establecen estándares sobre el tipo de vibraciones que pueden afectar a un edificio y al desarrollo del síndrome del edificio enfermo, destacando el uso de máquinas.

 

 

Humedad relativa

La humedad relativa en el interior de una construcción supone una de las principales causas del síndrome del edificio enfermo clave

La humedad en edificios aparece principalmente por deficiencias en su hermeticidad o impermeabilización, además de la ausencia de un sistema de aislamiento térmico. En este sentido, saber cómo aislar una pared exterior de la humedad  y aplicar las medidas adecuadas permite eliminar esta problemática. 

El intervalo de humedad relativa ideal más consensuado se ha establecido entre el 20 y el 60% (siendo los mejores valores los que van del 30 al 50%). Niveles más bajos pueden ocasionar sequedad en membranas mucosas, mientras que los niveles que sobrepasan este umbral pueden favorecer la aparición de hongos.

 

 

Ventilación

La ventilación insuficiente también supone una de las causas del síndrome del edificio enfermo

En este punto, la normativa sobre aportes de ventilación mínima varía entre países y diferentes ambientes. Como cifras de referencia, destacan las de la International Energy Agency, que indica que es adecuado el aporte de 8 litros por segundo por persona en actividad sedentaria en áreas de no fumadores. Esta cantidad deberá ser mayor en áreas de fumadores.

También es clave tener en cuenta los equipos de ventilación y su mantenimiento y limpieza, además de minimizar las recirculaciones de aire.

 

Factores psicosociales

Insatisfacción general, tiempos de trabajo y tipos de relaciones interpersonales son algunos de los factores psicosociales que pueden potenciar la aparición de este problema, agravando la influencia de los factores ambientales descritos más arriba. 

 

Muro moho

 

¿Cómo curar el síndrome del edificio enfermo?

En una gran mayoría de casos, la mejora se concreta en actuaciones que mejoren la calidad del aire interior, el control de los niveles sonoros y el aislamiento térmico. 

 

Te puede interesar: Aislamiento térmico interior o exterior: ¿Cuál me interesa más?

 

Así, la instalación del sistema SATE se posiciona como una solución global para este tipo de problemas, gracias a su capacidad de intervenir en estas áreas. 

El SATE Rhonatherm® (Sistema de Aislamiento Térmico por Exterior) implica la colocación de paneles de aislamiento en la envolvente de un edificio. De este modo, se eliminan los puentes térmicos, que permiten la transmisión de temperaturas externas hacia el interior del edificio y se previene la aparición de humedades por condensación.

Como beneficio adicional, el SATE también permite mejorar el aislamiento acústico de una construcción, mediante el empleo de materiales aislantes.

Si crees que tu vivienda podría estar provocando el síndrome del edificio enfermo o quieres evitarlo y no sabes por dónde empezar, rellena el siguiente formulario o llámanos al 96 164 00 01.