Fachada ventilada o SATE: ¿Qué aislamiento elegir?

fachada ventilada o SATE

Elegir entre fachada ventilada o SATE es una duda bastante habitual a la hora de afrontar un proyecto de aislamiento térmico de fachadas, ya sea en obra nueva o en proyectos de rehabilitación.

Un buen sistema de aislamiento logrará que las variaciones de temperatura tengan la menor influencia posible en las necesidades de refrigeración y calefacción de un edificio. 

Vivimos un momento clave en la búsqueda de la mejora de la eficiencia energética de las construcciones. Así, los últimos años han visto cómo muchas empresas y particulares han pasado de preguntarse qué es una fachada ventilada o un SATE a implementarlos de forma destacada en proyectos de mejora del aislamiento de la envolvente de edificios.

No obstante, si estás leyendo esto es porque te preguntas qué es mejor: aislamiento con fachada ventilada o con SATE. Desde Rhonatherm®  y gracias a nuestra experiencia en aislamiento, analizamos todas las posibilidades actuales y sus potenciales ventajas y desventajas, pensando tanto en las necesidades del particular como de los técnicos o aplicadores. 

 

CONTACTO

 

¿Qué son el SATE y el sistema de fachada ventilada?

Tanto el sistema SATE como el de fachada ventilada suponen intervenciones en la envolvente de una construcción para mejorar su eficiencia energética. 

No obstante, se trata de dos aproximaciones diferentes a cómo intervenir en la fachada, y por ello presentan también ventajas e inconvenientes diferenciados.

 

Fachada ventilada: Ventajas e inconvenientes

El sistema de fachada ventilada consiste en la colocación de materiales aislantes en la envolvente de un edificio de tal modo que se genere una cámara de aire entre la fachada y el nuevo cubrimiento. 

La fachada ventilada suele emplear materiales semirrígidos como aislante (como la lana de roca), pero es la cámara de aire la que proporciona principalmente el aislamiento frente a temperaturas exteriores y otros fenómenos meteorológicos.

 

Ventajas

La cámara de aire genera un sistema que, actuando como de si un “toldo” a nivel de estructura se tratara, proporciona un aislamiento eficaz y continuo para el edificio.

En este sentido, la fachada ventilada supone una solución de aislamiento con valores similares al SATE respecto a demanda de refrigeración o calefacción, protección frente a humedades por condensación, aparición de grietas, entre otros criterios a tener en cuenta. Únicamente suele requerir un mantenimiento ligeramente inferior al SATE.

 

 

Inconvenientes

En la elección entre fachada ventilada o SATE es importante tener en cuenta las siguientes desventajas del sistema de fachada ventilada: 

    • Instalación más compleja y costosa. Este tipo de sistema requiere del empleo de una subestructura metálica de perfiles que debe quedar nivelada a la perfección para después aplicar el acabado. Es esta una operación delicada que debe recaer en manos profesionales y que encarece de forma notable el proyecto.  Además, la instalación debe ser especialmente cuidadosa para evitar la aparición de puentes térmicos que impidan la función de la cámara de aire.
    • A su vez, aunque el mantenimiento tanto de fachada ventilada o SATE es sencillo, las operaciones de mantenimiento en fachadas ventiladas también implican el proceso más complejo de limpieza de la cámara de aire. 
    • A nivel estético, la fachada ventilada puede suponer un cambio más acentuado en la construcción, ya que es necesario generar una cámara de aire que va cubierta por paneles exteriores.

 

Aislamiento con fachada ventilada o SATE

 

Sistema SATE: Ventajas e inconvenientes

El SATE supone un procedimiento de aislamiento que consiste en colocar planchas de material aislante sobre la pared exterior de una construcción.

Para ello, se emplean: 

    • Paneles de aislamiento térmico exterior, que pueden ser de diferentes materiales como el EPS, EPS grafito, lana mineral, XPS o corcho natural
    • Coloración de adhesivos y fijaciones mecánicas
    • Capas de mortero de armadura y mallas de fibra de vidrio, ampliando la resistencia del sistema
    • Acabados finales entre los que existen gran variedad de colores y texturas (piedra, cerámica, ladrillo caravista…)

Si quieres profundizar tu información sobre el procedimiento del sistema SATE, descarga nuestra Guía de Instalación:

 

guía instalación SATE

 

 Ventajas

    • Mayor sencillez en la instalación, ya que se coloca directamente sobre la envolvente exterior, sin necesidad de perfilería. El SATE tampoco requiere una precisión perfecta en el nivelado como si ocurre en la fachada ventilada, de modo que es mucho más fácil realizar una instalación correcta.
    • Debido a esta mayor facilidad en la instalación, este proceso es menos costoso a nivel económico: los costes se abaratan, haciendo del SATE un sistema más eficiente en la relación calidad/precio.
    • Ofrece un mayor aislamiento acústico del exterior. 
    • De acuerdo a este estudio, el SATE proporciona mayores reducciones en la demanda de calefacción en algunos casos. Por ejemplo, en un piso en Barcelona con orientación Oeste, la demanda de calefacción en un edificio con SATE es 418,84 kWh, frente a los 425,04 kWh de la fachada ventilada.
    • A nivel de diseño su instalación es más conservadora, puesto que se puede instalar sin modificar la estética ya existente de la fachada, cosa que con fachada ventilada no sería posible.

 

Inconvenientes

Este estudio realizado por un modelo de simulación energética en OpenStudio encontró que la demanda de refrigeración en sistemas SATE puede resultar algo mayor a la fachada ventilada aunque con valores apenas perceptibles y que, por tanto, no suponen un inconveniente a la hora de elegir el sistema SATE.

Un ejemplo para ilustrar estas diferencias ínfimas: en un piso en Barcelona con orientación sur, la demanda de refrigeración en SATE puede alcanzar los 1.224,38 kWh, frente a los 1.190,03 kWh de la fachada ventilada. 

 

Formacion RHONATHERM

 

 ¿Qué es mejor fachada ventilada o SATE?

Habiendo analizado las principales ventajas e inconvenientes para la elección entre fachada ventilada o SATE, llegamos a la conclusión de que el SATE resulta más beneficioso en una amplia variedad de escenarios: 

    • Una instalación y mantenimiento más sencillos hacen del SATE la opción más conveniente en aislamiento exterior, evitando que los periodos de obras se extiendan y mejorando la eficiencia en proyectos, aspecto de gran interés tanto para arquitectos como para empresas instaladoras.
    • Una instalación más sencilla se traduce también en menores costes en la instalación del SATE. 
    • En climatologías que exigen mayor demanda de calefacción el SATE aparece como la opción más idónea.
    • Las muchas posibilidades en la elección de acabados pueden también hacer que la balanza se incline a favor del SATE. 

¿Quieres saber más sobre cómo elegir entre fachada ventilada o SATE para tu proyecto y por qué el sistema SATE supone la elección más eficaz y con menores costes? 

En Rhonatherm® te ayudamos a conocer los beneficios de SATE con nuestra formación para aplicadores. También puedes rellenar este formulario y contactar con nuestro equipo de arquitectos para resolver todas tus dudas o llamarnos al 96 164 00 01.