Cómo hacer una correcta impermeabilización de zócalos en SATE

zócalos SATE

En la instalación del SATE, el zócalo representa una de las áreas del soporte que necesita una atención especial previa a la instalación. Además de eliminar el polvo, la grasa, los clavos y cualquier elemento ajeno al muro, éste debe estar completamente seco y sin humedades por remonte capilar. En este artículo te contamos cómo impermeabilizar los zócalos en SATE, evitar futuros problemas y garantizar la máxima vida útil del sistema.

Una pared de fachada que presenta humedades, en el zócalo o en cualquier otra área, puede provocar un posible fallo de adherencia de los paneles aislantes, ocasionando un posible desprendimiento.   

Por lo tanto, se hace indispensable la limpieza y el acondicionamiento previo del soporte, incluyendo las acciones necesarias para la impermeabilización del zócalo. Este es uno de los puntos más críticos de la instalación, y de su buena ejecución dependerá la eficacia del sistema y la reducción de mantenimientos.

A continuación, te entregamos una guía completa en la que se despejan las dudas que pueden generarse en la impermeabilización de zócalos en el SATE Rhonatherm®.

FORMACIÓN EN SATE

 

Zócalos en SATE: obra nueva y rehabilitación

Antes de aplicar el sistema de aislamiento térmico exterior, anclar los perfiles necesarios y adherir las placas aislantes, es vital para este sistema la corrección de problemas de humedad. Siempre mediante tratamientos que formen una barrera contra el ascenso del agua por capilaridad, es decir, tratamientos que impermeabilicen los zócalos.

Estos tratamientos sirven para:

  • Evitan el grave deterioro del material de los anclajes que sujetan los perfiles de arranque en el muro.
  • Evitan la falta o deficiente adherencia de los paneles aislantes que se utilicen (EPS, XPS o Lana Mineral (MW)).

formación sate zócalos

Debido a la importancia de la impermeabilización del zócalo, el Código Técnico de la Edificación CTE establece que deben ejecutarse las soluciones necesarias para crear una barrera impermeable.

Esta barrera debe cubrir el muro externamente en una franja superior a 15 cm sobre el nivel del suelo. Por supuesto, las consideraciones de este tratamiento variarán según sea una obra nueva o la rehabilitación de una fachada antigua.

  • Encuentro del zócalo con SATE en obra nueva. Las obras nuevas cumplen con actuales requerimientos constructivos, así que disponen de ciertos sistemas que les ayudan a impedir la humedad por capilaridad. Por lo tanto, basta con instalar el perfil de arranque de SATE a una altura del zócalo igual o superior a 15 cm sobre el nivel del suelo.
  • Encuentro del zócalo con SATE en rehabilitación o edificio antiguo. En este caso las fachadas carecen de cualquier barrera que impida las humedades causadas por el ascenso del agua freática. Por lo que se hace indispensable el tratamiento previo de impermeabilización, según la intensidad del ascenso capilar.
  • Baja intensidad. Se aplica el recubrimiento impermeabilizante sobre la superficie del muro, hasta una altura mínima de 1,50 m, por encima del nivel del suelo.
  • Alta intensidad. Se aplican tratamientos de mayor complejidad, por ejemplo, creando en el interior el muro:
    • Barreras química antihumedad. A través de la inyección de sustancias a base de siliconas, como los líquidos mineralizadores.  
    • Barreras físicas antihumedad. Realizando cortes en ambas caras del muro y rellenándolos con mezclas impermeabilizantes o láminas impermeables, como las de polietileno.
    • Una solución electrofísica, mediante un circuito de electro-ósmosis, en el que se invierte la circulación del agua en el interior del muro.

 Te puede interesar: Te contamos en qué consiste nuestra formación sobre SATE Rhonatherm®.

Formacion RHONATHERM

¿Cómo realizar una correcta impermeabilización del zócalo en SATE?

Previo a la instalación del sistema SATE Rhonatherm®, es necesario seguir una serie de pasos que explicaremos más adelante. 

Pero antes, y siguiendo las recomendaciones del CTE, conviene conocer también estas consideraciones previas para proceder al arranque del muro desde la cimentación:

  • Si el muro o soporte posee un revestimiento poroso, o está constituido por algún material poroso, debe colocarse un zócalo en SATE con una altura igual o superior a 30 cm sobre el suelo, con las siguientes características:
    • Que posea un coeficiente de succión inferior al 3%.
    • Que logre cubrir la barrera impermeable que se ha colocado en el interior del muro o el impermeabilizante que se ha dispuesto sobre la superficie de dicho muro.
  • En el caso de no ser necesaria la colocación de un zócalo, debe sellarse la terminación de la barrera impermeable, en la superficie del muro, o rematarse como se realiza en el encuentro entre un paramento vertical y la cubierta.

De acuerdo al agua presente en el subsuelo y el coeficiente de permeabilidad que posea el terreno, el CTE exige un nivel mínimo de impermeabilización de todo muro que se encuentre en contacto con el suelo. A este nivel se le conoce como grado de impermeabilidad.

El grado de impermeabilidad 1 es el de menor exigencia, y corresponde a los muros situados en suelos con poca presencia de agua. Siendo el de mayor exigencia el grado de impermeabilidad 5, para muros en contacto con suelos con una alta presencia de agua y un coeficiente de permeabilidad mayor a 10-5 cm/s.

Sigue aprendiendo: Instalar SATE: Consejos prácticos y cómo evitar errores.

contacto

Tipologías de zócalos y pasos para su impermeabilización en SATE 

Para aplicar el tratamiento necesario y realizar una correcta impermeabilización de zócalos, también es indispensable conocer sus tres tipos de tipologías:

  • Tipo 1. Cuando el perfil de arranque se instala a 10 cm sobre el nivel del suelo, la impermeabilización del zócalo en SATE, por debajo del perfil, se consigue al aplicar un tratamiento que implique protección superficial.
  • Tipo 2. Cuando el perfil de arranque se instala a ras del suelo, con una pequeña holgura de máximo 2 cm, se debe formar un fondo de junta con espuma de poliuretano. Además, la holgura se sella con la inyección de un cordón de masilla especial.
  • Tipo 3. Cuando las placas aislantes se entierran, deben sobresalir, como mínimo, 10 cm sobre el suelo. Además, deben ser placas de poliestireno extruido.

Finalmente, después de colocar todo el sistema SATE Rhonatherm®, los paneles aislantes, su capa base y el acabado final, en el área enterrada se debe instalar una barrera impermeable hasta el suelo. Además, también es necesario colocarle una capa antipunzonamiento o lámina de drenaje para su protección.

¿Te gustaría mejorar tus conocimientos sobre nuestro sistema SATE Rhonatherm®? ¿Te interesa certificarte en la instalación del sistema SATE español con más M2 ejecutados? Apúntate en nuestros próximos cursos o contáctanos a través de este formulario: