Qué es la envolvente térmica de un edificio y cómo mejorar su aislamiento

La  envolvente térmica tiene un rol esencial en los edificios, ya que se encarga de protegerlos frente a los agentes atmosféricos externos, garantizando a su vez la habitabilidad y el confort en su interior. 

Este concepto toma aún más importancia cuando añadimos la eficiencia energética en la ecuación, especialmente si tenemos en cuenta que, actualmente, más del 18% del consumo energético en España corresponde al sector residencial.

Si quieres saber en detalle qué es y para qué sirve la envolvente térmica de un edificio y cómo mejorar su aislamiento para conseguir importantes ahorros energéticos y un mayor confort, ¡no te puedes perder este artículo!

¿Qué es la envolvente térmica de un edificio? 

Empecemos por el principio: ¿qué es la envolvente térmica del edificio? Según el propio Código Técnico de la Edificación (CTE) se trata del conjunto de los cerramientos que establecen una separación entre el ambiente exterior y todos los espacios habitables. Se incluyen también aquellos elementos que separan áreas habitables y no habitables, tales como terrazas, garajes o lavaderos. 

En concreto, la envolvente térmica está formada por tres elementos básicos:

  1. Cerramientos opacos: suelos, muros y cubiertas.
  2. Huecos: cristales y marcos.
  3. Puentes térmicos: pilares y frentes de forjado.

Todos ellos tienen un coeficiente de transmitancia térmica (U), es decir, una determinada facilidad para permitir un intercambio de temperatura entre sus dos lados, que variará en función tanto del número de capas como de las propiedades térmicas que los componen. Cuanto menor sea este coeficiente, mayor será la protección sobre el edificio y, por tanto, mayor el confort en el interior.

Sigue aprendiendo: Claves de la conductividad térmica en aislamientos

Contacto

Envolvente térmica y eficiencia energética 

La mejora de la envolvente térmica contribuye enormemente a la eficiencia energética, pudiéndose llegar a reducir hasta en un 70% la necesidad de calefacción y refrigeración. En este sentido, los puentes térmicos son los grandes enemigos de un buen aislamiento, pudiendo llegar a representar hasta el 10% de la pérdida de calor del inmueble. Se trata de ​​puntos de la construcción en los que se da una merma de la resistencia térmica que provoca fugas de calor en verano y entradas de frío en invierno, por lo que conviene evitarlos a toda costa.

Esto es especialmente relevante en un país como España donde cerca del 80% de los edificios de viviendas fueron construidos antes de la década de los 80 y, en consecuencia, presentan grandes deficiencias de aislamiento que derivan en cuantiosas pérdidas energéticas que reducen el confort térmico y suponen una amenaza ambiental. Es por este motivo que el Gobierno español, con el apoyo de los fondos europeos, dispone de un amplio catálogo de ayudas dirigidas a mejorar la envolvente térmica de los edificios, su eficiencia energética e impulsar la sostenibilidad en la construcción.

¿Qué elementos constructivos influyen en la envolvente térmica de un edificio? 

Es importante cuidar todos y cada uno de los elementos de una envolvente, ya que los puentes térmicos son susceptibles de producirse en cualquier zona que no se haya trabajado adecuadamente. Sin embargo, hay ciertos puntos que deben tratarse con especial cautela:

  • Paredes, pilares y embebidos: se dan especialmente en las uniones y esquinas de muros con fachadas y de suelo con cubierta, ya que cortan la continuidad de la envolvente.
  • Ventanas y puertas: el cerco, precerco, vierteaguas y vidrio son los puntos donde más frecuentemente aparecen puentes térmicos.
  • Persianas y radiadores: los cajones de las persianas y hornacinas para la colocación de radiadores son un claro punto de fuga energética a través de la fachada, dada la reducción de la sección del muro que provoca su instalación. 

Te puede interesar |  Aislamiento de viviendas, en qué consiste, tipos y ventajas

¿Cómo mejorar la envolvente térmica de un edificio

La manera más eficiente de mejorar la envolvente térmica es aislar el edificio correctamente en sus tres vertientes: horizontal, vertical e inclinada.

Sistema de aislamiento SATE

El sistema SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) es un método de aislamiento térmico que consiste en instalar diferentes tipos de paneles aislantes, por ejemplo de EPS o lana mineral, en las estructuras objeto de obra o rehabilitación mediante adhesión y fijación mecánica.

Presenta numerosas ventajas, siendo las más destacadas: el óptimo aislamiento térmico que proporciona, la ausencia de los temidos puentes térmicos, la impermeabilidad al agua y el impedimento de que aparezcan grietas, fisuras, humedades, hongos o algas. En concreto, con el sistema SATE Rhonatherm® pueden llegarse a conseguir ahorros energéticos de hasta el 60%, reducciones en gases contaminantes del 40% y una vida útil del sistema de hasta 50 años si se sigue el mantenimiento adecuado. Todo ello redunda en un importante ahorro económico y energético y en un elevado grado de confort.

Ventanas 

El 13% de la energía en viviendas unifamiliares y el 23% en el caso de bloques de viviendas se escapa por las ventanas. Para evitar esta fuga energética será necesario aislar de forma efectiva 3 elementos clave de los cerramientos:

  • Marcos: el factor determinante es el material que los compone. Lo ideal es que sean de materiales metálicos que incorporen elementos separadores de carpintería para romper los puentes térmicos o contar con perfilería de PVC. otro factor a considerar es el método de apertura y cierre.
  • Vidrios: al ser los elementos con mayor superficie del cerramiento son de gran importancia en la envolvente térmica. Será necesario prestar atención a aspectos como el factor solar, la presencia de capas metálicas, el acristalamiento múltiple y el espesor.
  • Huecos: se trata de la parte más vulnerable de los cerramientos, ya que su transmitancia térmica depende del marco y el vidrio. En consecuencia, están sometidos al desgaste de los materiales con el paso del tiempo, por lo que es esencial evitar materiales y técnicas de bajo rendimiento y hacer un correcto mantenimiento de los mismos.

Suelos y cubiertas horizontales o inclinadas

Son cerramientos opacos cuyo comportamiento energético dependerá de la composición de los elementos, es decir, las capas de distintos materiales que los forman; las propiedades de los materiales que los componen, tales como la densidad, el espesor y a conductividad térmica; y las características geométricas, siendo las más importantes la superficie y la forma.

ENVOLTHERM®: la solución completa para mejorar la envolvente de tu edificio y mejorar el confort en casa 

Envolvente total es un proyecto de las firmas Isaval, BMI ChovA, líderes de mercado con sus respectivos sistemas, que han unido sus fuerzas para crear ENVOLTHERM® , la primera solución 360º para el aislamiento de las tres vertientes de los edificios: horizontal, vertical e inclinada.

Con esta solución se pretende liderar el cambio hacia la construcción sostenible y eficiente y llevar el confort de los hogares al máximo nivel gracias a las cubiertas eficientes de BMI Y ChovA y a las soluciones verticales para el aislamiento térmico exterior de Fachadas de los sistemas SATE Rhonatherm®.

Como ves, el papel de la envolvente térmica en la construcción y, especialmente, en la eficiencia energética es indiscutible y es necesario disponer de la última tecnología en aislamiento para garantizar el máximo confort y evitar el desperdicio de energía en las viviendas.

Si necesitas más información sobre la envolvente, Envoltherm®  o cualquier tema relacionado con el sistema SATE,  rellena este formulario o llámanos al 96 164 00 01. Te ayudaremos sin compromiso.









    Acepto la Política de privacidad*

    Compartir
    Si quieres más información sobre SATE Rhonatherm® o necesitas asesoramiento en tu proyecto no dudes en contactar con nosotros.
    ¿Cuál es tu proyecto?

    Te ayudamos a conseguirlo






      This site is registered on wpml.org as a development site.